Tomás Marco

tomasMarco

(Madrid, 1942).
Compositor. Doctor Honoris Causa por la UCM. Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Premio Nacional de Música 2002. Ha ejercido como profesor en el Conservatorio de Madrid y como director del INAEM. Ha compuesto hasta la fecha siete óperas, un ballet y diez sinfonías.

Diálogo en el XVII Encuentro M-F

La experiencia vital (y musical) del artista como elemento generador e indisoluble de nuevas propuestas

Isabel Puente, pianista

La actual situación sanitaria y la consecuente repercusión que ha tenido en la sociedad y en el mundo de la cultura generan situaciones vitales que, a su vez, propician propuestas artísticas concretas.

Con la intención de responder y adaptarme a la propuesta reflexiva sugerida en el presente XVII Encuentro M-F 2021 me gustaría conformar un programa que necesariamente alude a la experiencia vital (y siempre musical) de mis últimos meses.

La disminución de conciertos y actividades por la situación sanitaria que estamos viviendo me ha permitido volcarme de forma extraordinaria en otras empresas ya iniciadas en tiempo anterior que necesitaban de un periodo intenso de trabajo para su finalización. De aquí que haya podido dar término a mi Tesis Doctoral sobre Manuel de Falla y su obra Noches en los jardines de España, así como a la realización del proyecto pedagógico formativo La selva sin amor en la Escuela Superior de Canto de Madrid. Ambos proyectos, este último consistente en la creación, preparación y estreno de una Ópera contemporánea sobre libreto de Lope de Vega a cargo de estudiantes compositores y cantantes, han supuesto un gran esfuerzo que ha culminado con éxito y satisfacción.

La intensidad cualitativa y cuantitativa de las dos actividades, sólo recientemente concluidas, me llevan a seguir inmersa vital y musicalmente en la irradiación y en el aura que ambas han propiciado, dando lugar a una propuesta de concierto que se ve totalmente influenciada por ellas. Una consecuencia colateral ha propiciado la mágica casualidad de que el compositor Tomás Marco haya sido invitado como miembro titular de mi tribunal de defensa de Tesis Doctoral.

Con la descripción de este estado de la cuestión me gustaría ilustrar cómo los artistas nos vemos influidos, afectados y repercutidos por la experiencia vital (y musical) que manejamos; una propuesta musical dentro de los contornos citados permitiría prolongar y adecuar el trabajo dentro de la irradiación natural propiciada. Dada la idoneidad de la reflexión propuesta para el Encuentro rondeño con la situación descrita me he permitido compartirla y manifestarla de esta forma.