Ramón Andrés

randres.jpg

Ramón Andrés

(Pamplona, 1955)

Es ensayista, estudioso de la música y poeta, ha escrito Johann Sebastian Bach. Los días, las ideas y los libros (Acantilado, 2005; Premi Ciutat de Barcelona); El mundo en el oído. El nacimiento de la música en la cultura (Acantilado, 2008); No sufrir compañía. Escritos místicos sobre el silencio (Siglos XVI y XVII) (Acantilado, 2010); Diccionario de música, mitología, magia y religión (Acantilado, 2012); El luthier de Delft. Música, pintura y ciencia en tiempos de Vermeer y Spinoza (Acantilado, 2013), Semper Dolens. Historia del suicidio en Occidente (Acantilado, 2015), Pensar y no caer (Acantilado, 2016), Poesía reunida y aforismos (Lumen, 2016), y Claudio Monteverdi. Lamento della Ninfa (Acantilado, 2017). Es autor del Diccionario de instrumentos musicales. Desde la Antigüedad a J. S. Bach (Península, 1995/2009, prologado por Sir John Eliot Gardiner). En 2015 le fue concedido el Premio Príncipe de Viana de la Cultura y en 2018 ingresó en la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi.

Intervención en el XVI Encuentro 2019:

“Sonido, instinto, impulso”.

En tanto que elementos de la naturaleza, los animales guardan una estrecha y no menos sorprendente relación con la música o, por mejor decir, con la sonoridad de las llamadas a la procreación ―Plutarco trata este asunto con especial cuidado―, la lucha de las diferentes especies y los muy diversos cantos de las aves. Inspiradores de movimientos corporales y de ritmos que derivaron en primitivas formas de danza, los irracionales asimismo son permeables, como bien señaló Aristóteles, a la influencia de ciertas melodías, un hecho expresado con claridad en la tradición órfica. La mitología y la literatura son fuentes privilegiadas de la simbiosis entre la música y lo animal.